Mundo remotoRemote world

Compartir
María Varela, 9 July 2009

dsc_5024

La vida en viaje supone fluir. Disfrutar del transitar más que de la meta. Ésta es una condición esencial para viajar por el Altiplano boliviano: aquí no cuenta el tiempo. Tampoco el confort. Hay que entregarse a otra dimensión. Buses desvencijados, polvo, zarandeo constante, lentitud. Y a través de las ventanas un paisaje que de tan puro y antiguo estremece los sentidos.

Dónde estoy, a dónde me he ido. Los 4000 metros de este fabuloso altiplano rodeado por la Cordillera de los Andes, en el corazón de Sudamérica, hace creer que transitas un sueño. Será la falta de oxigeno, el cielo tan cercano, la sal que reverbera y confunde el horizonte, las lagunas teñidas con los intensos rojos y azules de los minerales, las enormes piedras que hace millones de años volaron por los aires empujadas por la fuerza de los volcanes.

Inverosímil, pienso. Extremo, digo. Así se siente el calor del mediodía y el frio de las tardes, así se ven los gigantescos y milenarios cactus que crecen en las ‘islas’ del Salar de Uyuni, así los marrones y ocres del desierto de Siloli, las extrañas formaciones de Árbol de Piedra, las ‘fumaderas’ de los volcanes, el color casi fucsia de los flamencos de la Laguna Colorada.

¿Y qué palabra le cabe al viento? Ninguna, hay que escucharlo de noche, cuando ronda los minúsculos caseríos de adobe como si estuviera vivo.

dsc_5024

‘Life in travel’ means flowing. Enjoying the road almost more than the arrival. This is an essential condition when travelling across the Bolivian Altiplano. Time doesn’t count. Nor comfort. One has to surrender to another dimension. Ramshackle buses, dust, constant shaking, slowness. And through the windows an old and pure landscape that makes our senses shudder.

Where am I, where have I come. The 4000 meters heith of this fabulous plateau surrounded by the Andes, in the heart of South America, make you feel as if you were in a dream. Could be the lack of oxygen, the sky so close, the white salt blurring the horizons, the laggons tinted with the intense red and blue of strange minerals, the huge rocks that flew through the air pushed by the force of volcanoes millions of years ago.

Unreal, I think. Extreme, I say. That’s the way you feel the heat at midday and the cold in the afternoons, that’s how you see the huge and millenarian cactus that grow in the ‘islands’ of Uyuni’s Salar, the browns and ochres of the desert of Siloli, the strange rocks of Árbol de Piedra, the smoke going out of the volcanoes, the beautiful pink flamingos of Laguna Colorada.

And, is there a word to describe the wind? No, you have to listen at night, when he blows through the humble villages as if he were alive.

4 Comments

María…..me trae líndos recuerdos tu paso por el salar de Uyuni…y tu “internación” en el desierto, viviendo precariamente….
..avanzando kilómetros al infinito con aquella 4X4….no pude hacerlo en moto cuando estaba programado….postergo mi paso por
el “otro planeta” que es Bolivia, pero mientras tanto tu dulce y profundo relato me transporta y me
genera esa “sordera” que me aisla, me eleva por encima de los cuatro mil metros y me embriaga de paz, de prolongada paz, en la fría noche
porteña de este miercoles…..Esos pocos renglones en los que “fluyen” tus palabras perfectamente alineadas, se genera un mágico tunel que
me absorbe al altiplano, a su cercanía con el cielo….cierro los ojos….respiro, y en este instante allí estoy….
Gracias!

Posted by Juan on 9 July 2009 @ 12pm

so different to my homeland. But I can imagine Bolivia through your words

Posted by Sherezade on 10 July 2009 @ 7pm

Hola,muy buena descripción del corazón de América Latina,tuve la oportunidad de hacer un recorrido por Bolivia y llegar a Machu Pichu hace 2 años en compañía de mi señora, cruzamos por el norte argentino y ascendimos por las ciudades de Tupiza,Oyuni,Potosí,La Paz,Oruro,cruzamos a Perú y llegamos a Cuzco,Aguas Calientes y Machu Pichu.
Todo fue hermoso…….algo mágico no solo los paisajes sino también su gente….la tierra de los indios “quechuas” y su idioma……la tierra de Evo Morales.
Gracias por traerme al presente todos estos hermosos recuerdos,ver esta montaña reflejada en el lago a cuyo pie estuvimos,los hoteles de sal,la carne de llama, el lago TitiKaca y toda su magia.
Un abrazo y gracias.

Posted by José Somoza on 14 July 2009 @ 4pm

Gracias a ti, José. Por lo que cuentas hemos recorrido el mismo fascinante camino a través del corazón de Latinoamérica.
Muchos saludos,
Let’s flow!

Posted by María Varela on 15 July 2009 @ 11pm

Leave a Comment